Las estéticas urbanas aparecen en el instante mismo en el que el cuerpo entra en relación con el espacio sociocultural que acota y determina su experiencia del mundo: la ciudad, construyendo todo un juego de representaciones de sí mismo a través de su apariencia.